22 sept. 2013

el último giro

   La música entró por los oídos hasta las neuronas, con intenciones de despertarlo. Abrió los ojos, todo se veía como antes, todo parecía normal. El agua lavó su cara, pero no su mente. El café le dio energía, pero no ideas. Y salió, despedido al mundo. Caminaba con potestad, pero por inercia. Todo se veía como antes, todo parecía normal. Había pasado los últimos meses viajando en un avión mental; de vez en cuando aterrizaba, pero ese día chocó. Lo sentía. En las manos frías, en el cerebro pausado. ¿Quién le había dicho que podía ganar? Nadie. Pero, como mal perdedor, no supo manejar la derrota. 
   Siempre fue un hombre recatado. Controlador, precavido, con todo calculado. Pero en ninguno de sus planes estaba perder el control, en ninguno de sus planes estaba no poder opinar sobre su destino. Siempre fue un hombre superado. Estiraba los brazos pensando que podía acaparar al mundo. Pero le faltó tierra por abrazar. Al que está detrás del volante no le gusta que le controlen la dirección. No le gusta que la ruta tenga curvas inesperadas. Y fue esa mañana de setiembre cuando la vida cambió, cuando el auto giró, cuando el avión mental chocó.

14 comentarios:

«☺ maca ☺» dijo...

Hola, me gusta muchísimo tu blog y las cosas que escribís. Nada, quería decírtelo. Ojalá sigas escribiendo así. Saludos.

Mi mundo Irreal ಌ dijo...

Me encantó el texto y tu blog! besitos ♥

Anónimo dijo...

Me quede ciega sabes? Pero escribis tan bien que te perdono.
Cuando sea grande quiero ser como vos.
Te quiero pilones.
Yo-

Micaela dijo...

Me re gusto como escribis, y re lindo el texto. Saludos!

Claudiettha J.V. dijo...

Me ha gustado el texto, aun que es triste esta situación.

Besos

a l i v e dijo...

Tu forma de escribir es lo mejor que le ha pasado a mi sensibilidad por la lectura, gracias.
Tu, eres lo que yo necesito.
Siempre pasare por aquí, te abrazo.


Yarelly & Yaressy dijo...

escribes de una forma que cala hondo, palabras que dicen todo pero te dejan anehlando mas sabes como?

ya te sigo :)

Master dijo...

Hey tam, hasta dudo que te acuerdes de mi existencia porque hace años, AÑOS que no sabía nada de ti o tu blog, hasta que un compañero en Tw retwitteo algo que pusiste y dije, "bo ¿es ella?" y el bo es infaltable en cualquier uruguayes!! Pero por si la memoria no te falla, soy Master y antes tenía un blog donde intercambiabamos junto a otra gente, algún que otro texto.

Y veo con alegría que has avanzado en el tema de Marketing, si no te jode es más que nada por eso que te quería contactar, alguna experiencia y demás, mi mail es masterop512@gmail.com

Si no te jode me gustaría poder intercambiar por mail, alguna que otra experiencia, intenté hacer esto más personalizado sin que nadie lo vea, pero no encontré un mail de contacto tuyo :(

Mil gracias aunque sea por haber leido esto :)

besote!

Anónimo dijo...

Escribes de forma muy especial, me ha gustado muchísimo, enhorabuena. Besos

Jennifer. dijo...

Si, yo también me quede cegada por los colores del diseño del blog. Pero el texto es sensacional.
Aveces no sabemos aceptar, en lo personal yo, que perdemos.
Besos.

a l i v e dijo...

Saludos!

Te he dejado un premio en mi blog!!

Un abrazo :)

Ceci García Moyano dijo...

Wow, amo toda la onda de tu blog. Y ni hablar de las entradas. Escribís hermoso, de verdad.
Me encantó ésta. Son esos golpes que se sienten más cuando no los esperabas, pero a veces vienen bien para bajar del pedestal.

Te sigo.
Un abrazo grande! Nos estamos leyendo.

Agus Seeber dijo...

Mis frases favoritas:
"El café le dio energía, pero no ideas".
"La música entró por los oídos hasta las neuronas".
"Le faltó tierra por abrazar".

Agus Seeber dijo...

Hola, Tamara. ¿Cómo estás? Me gusta la forma en que escribís: se nota que cada palabra está friamente calculada, tanto como este señor. Te quiero invitar a participar de nuevo espacio interactivo para escritores y lectores. Si tenés ganas, mandame un mail a agustinaseeber@gmail.com que te cuento un poco más de qué se trata. Espero tu respuesta. Un beso, Agus

Currículum

Mi foto
Montevideo, Uruguay
escribir en primera persona no es escribir sobre mí.