11 nov. 2013

skinny love

   No sé si debería haber ido, pero fui. Hace años que no pisaba un cementerio. Era un lugar apacible, sereno. Un lugar tranquilo. Irónicamente me transmitía seguridad. Había comprado tres claveles; no eran ostentosos, simplemente eran simbólicos. Quería decir adiós. El viaje en auto fue silencioso, ni siquiera prendimos la radio. Mi cerebro me hablaba, me preguntaba, me pedía. Mi cerebro se aceleraba porque quería respuestas, quería saber por qué pasan ciertas cosas. Por qué la vida se siente volátil hasta que la realidad cae. Por qué la gravedad de los problemas es relativa; por qué la muerte es capaz de eliminar cualquier tensión previa. Y no sabía qué contestarle. Cuando encontramos el lugar, no había nadie. Habíamos llegado tarde, había terminado. Dejé las flores en un lago. Las vi flotar, las vi alejarse. Subí al auto, cerrando los ojos. Hasta el cerebro se silenció.

5 comentarios:

Yahira potterica dijo...

me ha encantado este texto
un beso

Milagros dijo...

Amé el post.
Éxitos!

Irina Van Sendler dijo...

Hola, hace tiempo que sigo tu blog y la verdad, me gusta muchísimo.Y bueno, hace unos días me he hecho uno, pásate si puedes porfavor :) http://irinavansendler.blogspot.com.es/

psicologia femenina dijo...

Descubre la Gran Mujer que hay en ti ..
Conviertete en tu mejor amiga ...
Aprende a quererte bien...
1ª sesión GRATIS


www.sabiduriadelamujer.blogspot.com

a l i v e dijo...

Si tuviste una perdida, lo siento mucho.

Currículum

Mi foto
Montevideo, Uruguay
escribir en primera persona no es escribir sobre mí.