15 ene. 2014

Estrenando calendarios.

 
  No podía abrir los ojos, tenía la vista cansada. Igual que su vida. Creía fervientemente que el cambio de año iba a dar vuelta su suerte, que iba a arreglar todos los baches que tenía su existencia. Estaba convencido de que estrenar un calendario era lo que necesitaba para renacer. Por supuesto que el temor a la muerte lo asustaba, le hacía sentir que el tiempo se agotaba. Que cada paso, cada día, cada sol que viera pasar; todo estaba condicionado por el mismo final. Que, a fin de cuentas, no importaba nada más. 
   Puso el calendario sobre la mesa. Y para este año, se propuso vivir.

5 comentarios:

Sapphire dijo...

Precioso. Aunque me pregunto si realmente consiguió vivir y no terminó pensando que no significa nada que el año termine y empiece uno nuevo, a pesar de que tanto nos empeñemos en lo contrario.

Nuria dijo...

Qué bonita reflexión, espero que le sirva de algo y consiga vivir, o mejor, sobrevivir.
Te sigo <3

pormitripa dijo...

Y es algo que no debería haber dejado de proponérselo nunca.

Un abrazo.

http://ricordatidiviveree.blogspot.com.es/

Vics. dijo...

Un propósito que más de uno debería hacerse porque no todos vivimos algunos simplemente sobrevivimos. Muy bonito.

lagrimasenlaoscuridadvt.blogspot.com

Lady Sparksfly. dijo...

Es curioso, yo también me he comprado un calendario y me he puesto el mismo propósito para este año. Pero nada de eso ha funcionado, en realidad, las cosas aquí dentro van cada vez peor...

Currículum

Mi foto
Montevideo, Uruguay
escribir en primera persona no es escribir sobre mí.