31 mar. 2014

Pretend like there's no world outside, and we could pretend it all the time.

   Cualquier momento se vuelve válido para reflexionar. El día, la noche; la lluvia, el sol. Sentado mirando la nada, recordando todo. ¿En qué momento la muerte se vuelve algo tangible? En qué momento se puede sentir. La cantidad de emociones que atraviesan un cerebro. Las primeras fechas: el primer cumpleaños, la primera Navidad. Los días que estabas acostumbrado a vivir con alguien que no está. Acostumbrado a rutinas imposibles de recuperar. Todos los momentos en los que la ausencia pesa más. Cuando el llanto silencioso quiebra el mundo. Cuando la risa nerviosa quiere ocultar el dolor. Cuando, sentado mirando la nada, recordás todo.

5 comentarios:

LιttℓεÐεмση dijo...

Pensar, ocasiones hasta demasiado, forma parte de nuestro complejo día a día. A veces me gustaría poder pararlo.

Saludos.

Yarelly & Yaressy dijo...

lo más duro no es su partida sino la ausencia que deja tras de si, el hastio constante que te acompaña

hermosa entrada :)

Lo Li dijo...

La modalidad del día a día, la complejidad de ser y vivir. Por eso... Brindo.

Saludos muchos!

ecos de ubeda dijo...

me gusta

Salomé dijo...

Que bella foto la de Angelina. Me gusta tu blog, lo linkeo.

Currículum

Mi foto
Montevideo, Uruguay
escribir en primera persona no es escribir sobre mí.