5 jul. 2015

«caught up in the game» ‒ that was the last I heard.



   Me dijo que tengo ansiedad social. Ansiedad, ansiedad, ansiedad. Siento que un montón de ojos me miran, con una furia roja y dispuestos a señalar cada uno de mis errores. Siento un peaje en la garganta que sólo libera la mitad de las palabras porque tiene miedo de desentonar. Muerdo mis uñas hasta los codos, siento comezón cuando los nervios me ganan. Mi autosuficiencia se escondió porque cualquier error me iba a dejar sola, y quién quiere estar sola cuando puede estar con alguien que le diga constantemente qué tiene que hacer. Me acostumbré a los malos tratos, a las órdenes, a la agresión. La costumbre le ganó a la libertad. Me convertí en silencio y en oscuridad; y hoy me maravillo frente a pequeños detalles luminosos que apenas rozan la normalidad. Me dijo que tengo ansiedad social y tiene razón.

6 comentarios:

Sans dijo...

Puede consumirse o explotar cualquier día. Yo de momento me alimento de esos "pequeños detalles luminosos", con la ansiedad parece que se valoran más.
Un saludo.

Desidia dijo...

Necesito mas de esos detalles luminosos para desaparecer esta ansiedad y comezón que me duele día tras día.
Me ha encantado tu entrada, muy identificada...
Pd: todo saldrá bien (?)

Samantha dijo...

Me encantaaaaaaa tu blog :) lo conozco desde el 2013 jaja, feliz de haberlo vuelto a encontrar y de ver que seguis escribiendo!
Un beso grande :))
Pasa por el mio cuando quieras!

S.

Che Mafalda dijo...

Ansiedad social? Gran trastorno que no bancan los pelotudos sociales, no? :9

crisisonfire dijo...

Se puede salir de ello. Ánimo. El camino el largo, pero existe

Marialu NC dijo...

Yo creo que también tengo ansiedad social porque me he sentido identificada con el texto. Si sabes algún remedio te agradecería que lo compartieras.

Tu blog es fantástico, voy seguir cotilleando entradas antiguas, je.
UN BESO!

Currículum

Mi foto
Montevideo, Uruguay
escribir en primera persona no es escribir sobre mí.